Ignifugaciones y mantenimiento de materiales textiles

ignifugaciones y mantenimiento

Optar por un tratamiento de ignifugación siempre es una ventaja para mejorar la seguridad ante siniestros en un lugar y, aunque es un procedimiento que ofrece una excelente resistencia y reducción de propagación de llamas durante un incendio, también hay que tener en cuenta que, para su total efectividad, es necesario contratar una empresa especializada en ignifugaciones y mantenimiento, ya que de esta manera se asegura un óptimo efecto por un buen tiempo.

Como puede saberse, aplicar las diversas técnicas de ignifugación es una necesidad que todo empresario o propietario debe considerar, pues no olvidemos que ciertos materiales, especialmente los tejidos, son increíblemente propensos a incendiarse, y más cuando se encuentran en lugares concurridos.

Ahora bien, no basta con someterlos a un tratamiento que cambie su comportamiento ante el fuego y lavarlos una vez cada cierto tiempo, en ese sentido, un mantenimiento especial es primordial para asegurar una completa protección durante meses y, por su puesto, su impecable resistencia.

La buena noticia es que hoy en día podemos contar con empresas que se encargan de esta tarea, lo cual es una excelente ventaja para ahorrar costes y lograr una eficaz renovación del material. No obstante, antes de contratar un profesional es preferible asegurar que realmente esté preparado en el área y ofrezca un servicio de calidad.

Consejos para preservar el tratamiento de ignifugación de textiles

Aun cuando las ignifugaciones textiles y su mantenimiento puedan ser tratamientos asegurados cómodamente por medio de una compañía profesional, no hay que descuidar ciertas recomendaciones, a fin de que este proceso genere resultados positivos. A continuación, encontraremos las más importantes:

  • Es conveniente evitar en lo posible el uso de detergentes, principalmente aquellos elaborados con peróxido de hidrogeno. Además, los suavizantes tampoco son adecuados puesto que disminuyen la durabilidad.
  • Idear una rutina de limpieza con el objetivo de remover el polvo y otros elementos que desmejoren la técnica aislante de la tela.
  • En caso de uniformes se aconseja lavarlos al revés.
  • Seguir las instrucciones proporcionadas por el fabricante en el etiquetado con el propósito de alcanzar un cuidadoso mantenimiento del material textil.