Blanqueamiento dental tetraciclina: la imagen física afecta la autoconfianza

blanqueamiento dental tetraciclina

La mayoría de las veces, al comprar y consumir un medicamento indicado por el médico, no tenemos idea de las consecuencias negativas que esa acción puede traernos. En ocasiones porque no leemos la información anexa y otras, debido a que las secuelas no son conocidas. Por fortuna, un blanqueamiento dental tetraciclina logra resolver el padecimiento causado por este producto.

Las tetraciclinas, antibióticos naturales o semisintéticos, se utilizan con gran éxito en el tratamiento de innumerables infecciones. Entre ellas: las que afectan al sistema respiratorio, linfático, digestivo, reproductor y urinario y algunas de la piel y los ojos; también las propagadas por el contacto con garrapatas, piojos y ácaros. Se combina con otros productos para atacar el acné y mucho más.

El problema…

Lo que nadie imaginó es que, además, eran fluorescentes frente a la luz ultravioleta y formaban quelatos, compuestos que tiñen los dientes en diferentes tonalidades que van del amarillo suave al marrón. Por supuesto, la imagen del individuo se ve afectada por la situación, haciendo que los mismos desarrollen personalidades serias y cohibidas que temen sonreir en público.

Por esta causa, el empleo de las tetraciclinas está contraindicado durante la etapa del desarrollo dental, que comienza en el segundo trimestre del embarazo e incluye la lactancia, la primera infancia y llega, aproximadamente, hasta los 8 años de edad. Asimismo, se ha observado que la reacción adversa se presenta con mayor frecuencia cuando el tratamiento se aplica por períodos largos; pero, también aparece si se repite en ciclos cortos.

La solución…

Se cree que el medicamento se une a la dentina en el proceso de mineralización de la dentadura. Y aunque el grado de tinción depende de muchos factores, la buena noticia, es que los adelantos tecnológicos han permitido corregir la problemática, con bastante satisfacción por parte de los pacientes.

En los casos en que la afección no es tan profunda, el odontólogo utiliza la técnica de blanqueamiento en el consultorio combinada con un procedimiento en casa. Los más graves pueden ser resueltos aplicando una pasta monocromática moldeable sobre las piezas, que no amerita tallado ni anestesia y cuya duración oscila entre 7 y 15 años.